Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Consejos

Niño con un atracón de comida
Edad: 
6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

El estado de ánimo influye en la forma de alimentarnos y, si este es negativo, la comida puede convertirse en un refugio fácil y accesible. En el caso de la diabetes la cosa se complica, pues la alimentación tiene un papel destacado en el tratamiento. Aquí tienes algunas pautas para gestionar la relación emocional con la comida.

Adolescente triste
Edad: 
9 a 13, 14 a 18
Emociones

Es completamente normal que los niños con diabetes experimenten situaciones de estrés y otras emociones negativas. En este artículo te proponemos algunas maneras de reducir el estrés a través de actividades que podéis hacer conjuntamente como familia. 

 

 

Adolescente sonriendo -  Pixabay - CC0 Public Domain
Edad: 
9 a 13, 14 a 18
Emociones

La diabetes necesita unos cuidados diarios y constantes. En ocasiones esto puede hacer que te sientas cansado y dejes de cuidarte como deberías. Una manera de conseguir que este cuidado sea un poco más fácil es convertirlo en un hábito. 

Raquel Cecilia Costa, Psiquiatra pediátrica, Hospital Sant Joan de Déu
Raquel Cecilia Costa
Psiquiatra pediátrica
Niño triste
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Si sientes que las demandas para el tratamiento de la diabetes te superan y que ya no tienes fuerzas para solucionar las posibles dificultades que pueden presentarse, recuerda que siempre te quedará un as bajo la manga: ¡la autoeficacia! Una habilidad que todos tenemos y podemos potenciar para hacer frente a cualquier obstáculo. Con este artículo aprenderás a trabajar esta habilidad.

Manos de dos personas haciendo un lazo - CC0 Dominio Público
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Las demandas de la diabetes son muchas y las consecuencias de no seguir el tratamiento comportan una gran preocupación. Pero cuando desatendemos las propias necesidades aumenta el cansancio, el estrés y se hace la situación más difícil. Tratemos de minimizar el riesgo de agotamiento, siguiendo estos consejos.

Chica confiada haciéndose un selfie - Erin Leigh Mcconell - Flickr - CC BY 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Cuánto mayor sea vuestro conocimiento y autonomía en el manejo de la diabetes, menor será vuestra dependencia de los profesionales sanitarios y el sistema de salud. Ser proactivos para aprender sobre diabetes, mantener la calma, preguntar y compartir la responsabilidad os ayudará a manejar el peso de la diabetes.

Esther Lasheras - Treballadora social - Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona
Esther Lasheras
Trabajadora social
Hermanas abrazándose en la playa - Christian Dembowski - Flickr - CC BY NC ND 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Los hermanos de los niños con diabetes pueden pensar que son invisibles y, en ocasiones, sentirse solos y abandonados ante el estrés del diagnóstico, las exigencias del tratamiento, etc. Te damos algunos consejos para atender a su estabilidad emocional. 

Adolescente hablando con su padre dentro de un coche - Barry Lenard - Flickr - CC BY-NC 2.0
Edad: 
9 a 13, 14 a 18
Emociones

Dialogar y escuchar a nuestros hijos y conocer sus preocupaciones sobre su sexualidad les ayuda a prepararlos a ser responsables cuando sean activos sexualmente.

Madre abarazando a su hijo - Scott Howse - Flickr - CC BY-NC 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Una separación implica un profundo impacto emocional en los hijos por muy “bien que se haga”. El mal control de la diabetes puede ser una llamada de socorro del niño, una forma de alertar y comunicar que, más allá de la diabetes, algo no funciona.

Esther Lasheras - Treballadora social - Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona
Esther Lasheras
Trabajadora social
Adolescente lanzando al aire frascos de insulina - Jeff Millmore - Flickr - CC BY-NC-SA 2.0
Edad: 
14 a 18
Emociones

En ocasiones, al llegar a la adolescencia, el niño que llevaba “bien” su diabetes ha dado paso a otro que se muestra rebelde, abandona la dieta y se olvida de lo que ya sabía.

Pasar del control al apoyo manteniendo cierta supervisión puede ayudarle a trabajar su autonomía y conseguir que lleve un mejor control.

Rabieta de un niño - Autor: Eduardo Millo - Flickr - CC BY-NC-ND 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8
Emociones

Atender a las emociones de los hijos es fundamental en los primeros años de la vida del niño, porque garantiza su futuro desarrollo social y una buena calidad de vida. Descubre cómo trabajar durante estos primeros años habilidades como el control de las conductas impulsivas, la empatía, la motivación, el respeto y la colaboración.

Pulgar en alto indicando aprobación - Kristian Niemi - Flickr - CC BY-NC-ND 2.0
Edad: 
14 a 18
Emociones

Reforzar positivamente a un adolescente cuando se comporta como esperamos puede aumentar su motivación y ayudarle a llevar un buen control de la diabetes. Nuestra conducta como padres y educadores es clave para aumentar su autoestima, el deseo del éxito y evitar la sensación de fracaso.

Padres consolando a su hijo triste
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Vivir con diabetes es tarea complicada para los niños y para los padres. Te damos algunas claves para aprender a manejar adecuadamente la ansiedad y demás emociones que pueden aparer en la convivencia con la diabetes.

Bolígrafo o pen de insulina
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13
Emociones

Algunas estrategias útiles para atenuar la angustia que provocan los pinchazos diarios tanto a los niños como a los padres.

Niño aprendiendo a pedalear un triciclo con su padre - Stacy Brunner - Flickr - CC BY-NC-SA 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

“¿Estás alto?” es casi siempre la pregunta estrella. Sin embargo, debemos recordar que el niño es siempre más importante que el control de la diabetes

Páginas