Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Factores que afectan los niveles de glucosa en sangre

Factores que afectan los niveles de glucosa en sangre
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Control
Larisa Suárez - Pediatra endocrinólogo Hospital Sant Joan de Déu
Larisa Suárez
Pediatra endocrinólogo

Frecuentemente pensamos que en la diabetes sólo cuentan los hidratos de carbono que se ingieren, la actividad física que se ha realizado y la dosis de insulina administrada. Y sí, son los tres pilares fundamentales para el control de la diabetes. Sin embargo, hay muchos otros factores que afectan los niveles de glucosa en la sangre.

La ingesta de alimentos, más allá de los hidratos de carbono (HC)

Es importante calcular las raciones de hidratos de carbono de la ingesta. Sin embargo, un alto contenido de grasas o de proteínas también afectará los niveles de glucosa.

La actividad física

Realizar actividad física de forma regular reduce la resistencia a la insulina, mientras que el sedentarismo produce aumento de la resistencia.

La dosis de insulina

Calcular la ratio (dosis de insulina por ración de hidratos de carbono) en cada ingesta ayuda a ser más precisos en la dosis necesaria de insulina, así como calcular la dosis correctora en caso de hiperglucemia.

Las zonas de inyección

Hay que hacer una adecuada rotación de las zonas de inyección para evitar lipohipertrofias que causen una inadecuada absorción de insulina.

Los cambios de peso

El sobrepeso o aumento de peso incrementa la resistencia a la insulina, necesitando más insulina para mantener los niveles de glucosa estables.

La edad y la hora del día

Las necesidades de insulina a lo largo del día varían dependiendo de la edad, del desarrollo de la pubertad y de las horas del día, entre otros.

La insulina es una hormona que actúa disminuyendo los niveles de glucosa en la sangre. Existen una serie de hormonas, llamadas contrarreguladoras, que en su acción aumentan los niveles de glucosa: adrenalina, glucagón, cortisol y hormona de crecimiento. El cortisol se libera alrededor de las ocho horas, sobre esa hora existe más resistencia a la insulina, por lo que se necesita una dosis mayor de insulina (ratio) en comparación con otras ingestas realizadas a lo largo del día. Por ello, es importante la administración de insulina en el primer desayuno y respetar el tiempo de espera, de por lo menos 15 minutos, entre la administración de insulina y empezar a ingerir alimento.

Los niños lactantes y preescolares tienen mayor sensibilidad a la insulina, especialmente en las horas del mediodía. Durante este período, los niños pequeños requieren dosis en medias unidades de insulina (0,5 unidades) o dosis inferiores a través de una bomba de insulina.

Durante la pubertad, los adolescentes se encuentran en rápido crecimiento y secretan mayores cantidades de hormona de crecimiento durante la noche, por lo que es frecuente observar valores de glucosa más altos en ayunas. Este fenómeno se le llama “Fenómeno del amanecer” o “Fenómeno del alba”. De ahí la necesidad de realizar controles de glucosa después de cenar y a las tres horas, para valorarlos y decidir el aumento de dosis de insulina nocturna. Durante la pubertad es necesario aumentar considerablemente y frecuentemente la dosis de insulina.

Las situaciones de estrés, fiebre y descompensación

En una situación de estrés, fiebre y descompensación (llamada también cetoacidosis), el organismo libera adrenalina. Por ello, cuando un niño está enfermo o presenta alguna infección, especialmente con fiebre, es muy importante la realización de controles de glucosa con mayor frecuencia y verificar el nivel de cetonas en sangre u orina, ya que seguramente requiere mayor cantidad de insulina para evitar una descompensación.

El desarrollo de un niño es un proceso dinámico en el que se registran cambios. Debemos estar atentos y modificar las dosis de insulina de manera frecuente para adaptarlas a las necesidades que requieren a lo largo del día.

Cada caso debe ser individualizado, por lo que ante cualquier duda, te sugerimos consultar a tu equipo de diabetes.

Última modificación: 
23/10/2017