Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Mejora el control de la diabetes en ocho pasos

Mejora el control de la diabetes
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Control
Larisa Suárez - Pediatra endocrinólogo Hospital Sant Joan de Déu
Larisa Suárez
Pediatra endocrinólogo

Para obtener y mantener un buen control de la diabetes, es aconsejable que sigas los siguientes consejos:

  1. Realiza entre 5 y 6 controles de glucemia al día, antes de cada comida y antes de ir a dormir. Así, tendremos más información sobre los valores de glucosa y podremos ajustar la pauta de insulina
     
  2. Administra la insulina rápida antes de cada comida, mínimo de 4 veces al día, o como bolus corrector, en caso de hiperglucemia sin ingesta.
     
  3. Respeta el tiempo de espera entre la administración de insulina rápida y la ingesta del alimento. Para evitar la elevación de los niveles de glucosa, debemos esperar a que la insulina empiece a hacer efecto antes de la ingesta, entre 10 y 15 minutos, si el control es adecuado.
     
  4. Rota las zonas de inyección: brazos, piernas, nalgas y abdomen. Cuando no se varía la zona de inyección se desarrollan lipohipertrofias (nódulos de grasa). Si se continúan las inyecciones en estas zonas, la insulina se absorberá lentamente y probablemente de forma errática.
     
  5. Contabiliza las raciones de hidratos de carbono para obtener una mayor exactitud en las ingestas. La insulina que se administra para una comida está en proporción directa con su contenido en hidratos de carbono. Vuelve a sacar la balanza y realiza prácticas reales de lo que comes actualmente.
     
  6. Consume una alimentación sana y equilibrada. Mantener una alimentación saludable es importante, aunque no tengamos diabetes.
     
  7. Realiza actividad física para mejorar la sensibilidad del cuerpo a la glucosa. La insulina es más efectiva mientras hacemos ejercicio y una vez finalizada la actividad física. Además, aporta beneficios para el corazón, el sistema circulatorio, los músculos y la respiración.
     
  8. Valora los controles de glucosa con frecuencia y modifica las dosis que se requieran. Evalúa los controles apuntados en la libreta, la descarga de datos del glucómetro y del sistema de monitorización o bomba de insulina. En todos los aspectos, es crucial valorar los datos con frecuencia y hacer modificaciones que se ajusten a las necesidades de cada persona en cada momento.

¡Repasa todos los puntos! Intenta cambiar algunas de las decisiones que tomas durante el día. Si se te olvida, programa alarmas y recordatorios... hasta que sea un hábito.

Última modificación: 
10/10/2017