Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

¿Por qué no se debe hacer ejercicio con las cetonas positivas?

Niña mirando un partido de fútbol sentada sobre una pelota - Flickr - CC BY-ND 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Ejercicio físico
Larisa Suárez - Pediatra endocrinólogo Hospital Sant Joan de Déu
Larisa Suárez
Pediatra endocrinólogo

En una persona con diabetes tipo 1, tener hiperglucemia y cetonas es señal de que necesita administrarse insulina inmediatamente. Realizar ejercicio en este momento va a provocar que el organismo utilice grasa y produzca más cetonas.

Te explicamos el porqué

Después de comer, la glucosa de los alimentos se absorbe y pasa del intestino a la sangre, para poder ser utilizada como combustible y producir energía. Para que esto sea posible, primero la glucosa debe entrar en las células del organismo gracias a la acción de la insulina. Esta hormona actúa como una llave que abre la puerta de las células y deja que entre la glucosa en su interior. 

Una vez en las células, la glucosa se transforma y libera energía, lo que supone un proceso vital para que nuestro cuerpo trabaje de forma adecuada. Una parte de la glucosa que se ingiere no entra inmediatamente en la célula, sino que se almacena en el hígado y en los músculos en forma de glucógeno, para ser usada más adelante.

Además de la glucosa, las grasas se digieren en el estómago y se transforman en ácidos grasos. Estos son absorbidos en el torrente sanguíneo y se almacenan en el organismo. 

¿Qué sucede mientras hacemos ejercicio?

Cuando realizamos ejercicio nuestros músculos utilizan como primer combustible la glucosa de sus propios depósitos (glucógeno del músculo) y, después, la glucosa de los depósitos del hígado. Sin embargo, si no hay suficiente insulina la glucosa no puede entrar en las células y el organismo busca otras fuentes alternativas de combustible para ayudar a alimentar a los músculos: los ácidos grasos libres

Como resultado de la combustión de las grasas se producen los cuerpos cetónicos o cetonas. La presencia de cetonas en sangre (cetonemia) o en orina (cetonuria) indica que las células están hambrientas a causa de una deficiencia de insulina o cuando se realiza un ayuno prolongado. 

Cuando no hay suficiente insulina en el cuerpo, la glucosa se acumula en la sangre porque no puede entrar en las células. Esto provoca una glucemia alta con cetonas positivas que puede llevar a deshidratación y dar lugar a una cetoacidosis diabética, una condición que pone en peligro la vida y comporta una emergencia médica.

¿Qué debes hacer si las cetonas son positivas?

Si una persona con diabetes tipo 1 va a hacer ejercicio y su glucemia se encuentra por encima de 250-290 mg/dl y las cetonas son positivas significa que no hay suficiente insulina en el cuerpo. En esta situación es necesario:

  • Administrar una dosis adicional de insulina rápida.
  • Beber mucha agua.
  • Abstenerse de realizar ejercicio.
  • Realizar controles de glucemia frecuentes (cada 1-2 horas) hasta que el nivel de glucosa en sangre haya disminuido.

Recuerda: las cetonas se producen en situaciones de baja insulinización, ya sea por mal control mantenido a lo largo del tiempo o a causa de una enfermedad intercurrente, por ejemplo, gastroenteritis, otitis, amigdalitis, etc.

Última modificación: 
20/12/2016